Esa primera vez …

Dicen que cuando hacemos algo por primera vez descubrimos que estamos vivos…

Tengo infinitos recuerdos de “Primeras veces”,  la primera vez que fui a bailar, la primera vez que manejé un auto, mi primer final rendido!

… Podría seguir con miles de cosas, como cuando nos mudamos a nuestro primer departamento, cuando administré mi primer psicotécnico y también cuando jugué por primera vez un juego online…

Como verán, mi “bendición” o “maldición” es mi excelente memoria… “With great power, comes great responsibility” (??)

Charlando con Ale sobre este tema, entre mate-cocidos y buena música, recordamos algunas de esas “Primera vez” en este lado del mundo … Y aquí yo me puse a escribir para compartirlas con ustedes!
.

Manejar un auto con volante a la derecha y caja automática y mantener siempre pero siempre la izquierda: Estuvo interesante, sobre todo porque cada vez que quería poner luz de giro terminaba activando el limpia parabrisas (por lo menos fue útil porque al rato se largó a llover) y cuando quería mirar el retrovisor de adentro mi mirada apuntaba naturalmente arriba a la derecha, en este caso ahí solo encontraba paisaje! .. Por suerte sobrevivimos los dos a esa primera vez, en la que incluso por primera vez fuimos detenidos por un policía en la ruta! .. si si, nos detuvieron porque en vez de ir a 100 km/h íbamos a 80, quiero volver a aclarar que era nuestra primera vez y encima llovía!!! .. por suerte el policía se portó como un tipo comprensivo J

.

Compartir la habitación con personas desconocidas: Después de haber vivido en un lugar solo para nosotros por algunos años, compartir una habitación con 4, 6 y hasta 8 personas desconocidas implicó todo un desafío! … Que tenés que dejar todo listo la noche anterior porque si te toca levantarte a las 6 am no podés prender todas las luces, que tenés que usar un pijama como la gente y ATP (apto todo público), no esa remera que te regaló el de la casa de instrumentos musicales cuando le compraste algo en época navideña y muchos menos el camisoncito de seda!… (Antes de viajar, mi suegra y yo nos recorrimos varios negocios de La Plata en busca de los preciados pijamas!, así que ese tema por suerte yo ya lo tenía resuelto).
Hoy, después de haber recorrido más de 10 hostels y de haber compartido la misma habitación con más de 50 viajantes, podemos decir con orgullo que esta es una PRUEBA SUPERADA! … eso sí, les aconsejo a todos aquellos que lo intenten, que siempre lleven consigo un par de earplugs, nunca falta el que ronca como un oso con bronco espasmos!


Dormir en el auto: No conformes con explorar el dormir en habitaciones multitudinarias, decidimos probar aquello que todo viajero que pasa por New Zealand debe hacer aunque sea una vez, o sea, dormir en el auto… Cuando lo hicimos por primera vez no fue planificado en absoluto, de hecho ese fue el día en el que descubrimos que en algunas ciudades los hostels cierran su recepción bien temprano y que después las 20.00 hs sin reserva no hay forma de ingresar.
Estábamos en Tauranga y estaba lloviendo, como no hubo caso con el tema del hostel, estacionamos un rato en la costanera y nos pusimos a mirar un capitulito de Supernatural.
Cuando terminó la hora de la “tele”, arrancamos nuevamente y después de dar un par de vueltas, guiados por el GPS terminamos en el Memorial Park. Estacionamos frente al agüita y cerca de varios autos con gente adentro, pensamos que estaban en nuestra situación, pero al rato nos dimos cuenta de que estábamos en una especie de “villa cariño”.
Una vez que tiramos el ancla allí, nos acomodamos y tratamos de dormir. No hubo caso, me desperté una vez por hora y de paso lo despertaba a Ale … o sea … recuerden que recién llegábamos nada más y nada menos que de La Plata, Bs. As., donde tenés que tener cuidado en un semáforo y si querés pasar la noche en el auto no creo que cuentes el cuento! Sin embargo, a pesar de mis despertares constantes pasamos allí la noche entera, nos “levantamos” a las 6:00, fuimos a un Mc Donalds a cepillarnos los dientes y bla bla bla y desayunar.. luego, continuamos viaje como nuevos!

Subir  a un globo aerostático mientras lo inflaban: Por mi parte solo había visto globos en fotos y videos, un día precisamente mirando fotos, descubrimos que acá se hace una vez por año un festival internacional de globos aerostáticos. Nos pusimos automáticamente a investigar fechas, lugares, costos, etc, etc, etc. Una vez que reunimos toda la info agregamos el evento a nuestro calendario y continuamos con nuestra vida.
Por suerte cuando llegó la fecha estábamos viviendo bastante cerca! … Organizamos con unos amigos y decidimos tomarnos el finde para ir a ver la patota de globos a “Balloons over Waikato”. Cuando llegamos nos acomodamos y mientras esperábamos el show de globos presenciamos algunos entretenimientos, como por ejemplo; vimos una coreografía de porristas de unos 11 años, unos tipitos haciendo malabares con fuego y una banda que hacía covers de rock de los 80… (El vocalista tenía una camiseta transparente con tatuajes falsos y una peluca violenta siguiendo tendencia Guns N’ Roses –Sin palabras– Por suerte cantaba bastante bien.)

Después de leer mi descripción se estarán imaginando un fiasco, pero les puedo asegurar que estuvo re bueno!!! Estaba llenísimo y hasta había un parque de diversiones para los chicos y puestos de feria con juegos del tipo dispárele al pato y llévese un osito.
Hablando de ajos de Bulgaria (Chiste para entendidos) … bueno, volviendo al tema de los globos, la mejor parte de la tarde llegó cuando vimos que todos los globos comenzaron a inflarse, en ese momento los cuatro parecíamos niños, en un segundo nos olvidamos del falso Slash y comenzamos a correr de globo en globo y por supuesto comenzó la sacada de fotos tipo trompada de loco. Entonces, descubrimos “EL GLOBO”, era uno de muchos colores al que te podías subir mientras lo inflaban, listo nuestro sueño hecho realidad, no solo los veríamos, sino que por el mismo precio (gratis) también podíamos entrar a uno!
Una vez adentro del globo supongo que el botón de disparo de alguna de las cámaras se tuvo que haber roto de tantas fotos que sacamos, estuvo buenísimo!

Y como broche de oro, esa misma noche el show de luces, música y fuegos artificiales! (vamos a decir broche de oro solo por los globos, las luces y los fueguitos, porque todos estuvimos de acuerdo en que al DJ habría que tirarlo a una hoguera)

Y así amigos y amigas fueron algunas de nuestras “Primera vez en algo” en estas dos islas del otro lado del mundo!

Anuncios