G de Guardar

No soy de las personas que guardan todo para el recuerdo, tampoco soy aquella que se guardó en una caja esa entrada de cine de “Las aventuras de Chatrán” porque fue la primer película que vio en el cine con sus amiguitos de primaria.
Debo reconocer que en una época de mi vida guardaba ciertas cosas en una cajita, o pegaba algunos papeles en un “diario personal”, el problema era que aunque quería ser como mis amigas y tener esa galería de “recuerdos emocionales”, nunca lo logré, al mes ya había archivado el diario personal, se me había perdido la cajita, había dejado de guardar “lo importante”, o en un arranque de limpieza había tirado todo. Después me frustraba, porque no tenía “Recuerdos” …
Un día se me ocurrió comenzar a sacarle fotos a las cosas que guardaría en la cajita, como entradas a museos, al cine, pasajes de avión, de tren, etc, etc, la realidad es que me faltó constancia, de pronto comencé a olvidarme de fotografiar los papelitos y así mi cajita virtual pasó casi al olvido, hoy una que otra vez saco una foto para guardarla ahí, el problema es que después me olvido de ponerla en su lugar correspondiente.
Así, después de probar una y otra forma de documentar mis recuerdos, me di cuenta de que no soy de las personas que pueden hacerlo (o por lo menos no de las que pueden hacerlo naturalmente y con facilidad)…. reparé en que mis recuerdos no pasan por el lado de tener una prueba física de que existieron para poder rememorarlos, están en mi cabeza, en mi corazón …
La marca de todo lo que viví está en mi, yo soy la prueba viviente de las cosas buenas y malas que me han ocurrido, de las personas que he conocido, de las cosas mágicas, divertidas y de aquellas aburridas e incluso tristes que he experimentado.

Desde que llegamos a Nueva Zelanda mi percepción del tiempo cambió, siento que este año he vivido unas cinco o seis vidas .. conocí muchas personas que me impactaron (bien o mal, pero me impactaron), viví en distintas ciudades/pueblos, leí libros que antes no hubiera elegido, trabajé en lugares completamente nuevos para mi, cambié de opinión varias veces en relación a mis elecciones y acá estoy en este pleno proceso de cambio, tratando de disfrutarlo en todas sus dimensiones, en lo sencillo y en lo complicado (en la salud y en la enfermedad *.*)

Desde que llegamos no guardé nada más que fotos, sin embargo, en mi memoria guardé canciones, sabores y aromas! Tengo en la cabeza una canción que me recuerda a cada lugar en el que estuvimos, una canción que me recuerda al chocolate caliente frente al fuego en el Franz Josef Glacier, una canción que me recuerda a mis días de trabajo en la isla norte y a toda su gente linda, una canción que me recuerda a las caminatas por la playa en verano y otra que me lleva a la ruta recorriendo la costa oeste de la isla sur.

Así que hoy, con G de guardar les quiero  compartir algunas (y por cierto muy poquitas) de esas canciones que sonaron entre nosotros durante este fantástico año y que guardé en algún compartimiento entre mi memoria y mis emociones.
Les dejo los videitos de las canciones para que puedan escuchar mientras terminan de leer esta catarsis “musico-emocional”.

1) Diamonds – Rihanna, esta canción estuvo conmigo casi cada día mientras trabajamos en la pack-house en el norte, me acompaño mientras hice grading de zanahorias, mientras empaqué arándanos, cuando estuve al solcito en los recreos, honestamente llegó un momento en que ya no la podía escuchar, pero hoy la recuerdo con una sonrisa en la cara y me lleno de las mejores sensaciones que viví en ese lugar cada vez que suena en mi computadora.

2) Cada vez que escucho “Through the glass” (se la robé a Ale), me acuerdo de las tardes en Franz Josef, estuvimos en temporada de lluvia así que era habitual sentarnos en el living al fuego del hogar, con una taza de algo calentito y con música de fondo a charlar con la gente del hostel, compartir experiencias, conocer lugares a través de relatos, de fotos, acercarnos a culturas distintas, compartir, reir, una que otra vez armamos rompecabezas en grupo, intercambiamos libros, a veces alguien se ponía a tocar el piano o la guitarra … esas tardes las llevo en mi corazón así como a las personas que conocí allí.

3) Mount Cook es definitivamente un lugar de cuentos, allí es donde se filmó el paso de Caradhras del Señor de los Anillos. Estábamos trabajando en el YHA y en mi turno me ponía los auriculares y generalmente escuchaba a Malukah, una chica mexicana que hace covers de canciones de películas y juegos y que me encanta… hoy escucho su versión de Misty Mountains (del Hobbit) y automáticamente viajo a Mount Cook!

4) En general las canciones de Brandi Carlile me llevan a la ruta, casi siempre las ponía mientras viajábamos largas distancias … esta es una del penúltimo album, cuando la escucho vuelvo a sentir que subimos al auto y emprendemos viaje, sabiendo de donde salimos pero sin saber bien hacia donde estamos yendo.

5) Finalmente  y como bonus track tenemos “I see Fire”, estuve escuchando bien seguidito esta canción el último mes y medio, es el tema que aparece en los créditos de la película “El Hobbit, la desolación de Smaug” … me encanta y cuando vi el video oficial por primera vez se me puso la piel de gallina, era una cosa como “Faaa y yo estuve ahí … pará pará … yo estoy en esos lugares!” … por otro lado la letra es genial y cuando fuimos a verla al cine la semana pasada nos quedamos hasta que terminó la última letrita de los créditos disfrutando la música que cierra la película.

Aprovechando el final del post les quería decir a cada uno muchas gracias por acompañarme siempre, por leer mis divagues, comentar y ayudarme a crecer un poquito día a día.
Si no vuelvo por acá antes de las fiestas, a todos les deseo Feliz Navidad y un Año Nuevo excelente, con amor, paz, risas y lleno de bendiciones!

Anuncios