J de “Jardin du Luxembourg” (J de jardín parte II)

Estábamos caminando por París, llegó la hora del almuerzo y nos agarró uno de esos momentos iluminados, dijimos:
-“Qué mejor lugar que los Jardines de Luxemburgo para hacer nuestro picnic de hoy” …
Y así lo hicimos! (el día anterior fue el turno de los jardines frente a la catedral de Notre Dame)

windy

Estaba comenzando el otoño así que los colores verdes, naranjas, marrones y dorados lo invadían todo invitándonos a quedarnos un rato más de lo que habíamos planeado … esas ofertas que uno no puede rechazar.

otonioenlosjardines

Ese día puse un “check” más en mi bucket list, cada vez que pongo un tilde en esa lista la alegría me invade y me dan ganas de congelar el tiempo para poder disfrutar de ese lugar más de lo que el reloj me permite, disfrutarlo con todos mis sentidos.

Dentro de los jardines públicos son los segundos más grandes de París, 22.5 hectáreas. Son los jardines del senado francés, que funciona en el palacio del Luxemburgo.

Palacio de Luxemburgo

La historia de este lugar arranca con la historia del palacio de Luxemburgo, que hoy la vamos a tratar de saltear en la medida que podamos.
Resulta que en 1611 María de Medici (viuda de Enrique IV), reina regente en lugar del rey Luis XIII, decidió construir un palacio que imite al Palacio Pitti de su Florencia natal. (en otro momento les contaré sobre el palacio Pitti, un lugar que te llena el estómago de mariposas).
Para cumplir su cometido compró el hotel de Luxemburgo y arrancó ahí la construcción del palacio, mandó hacer la fuente en el espacio de los jardines (la fuente todavía existe) y en 1612 plantó 2000 olmos y encomendó a sus constructores y jardineros un jardín parque como uno que recordaba de su infancia en Florencia. Originalmente los jardines solo tenían 8 hectáreas de tamaño, ella los fue ampliando comprando las tierras que rodeaban el lugar.

fuentedeluxemburgo

Fuente de los Jardines de Luxemburgo

Los jardines se vieron afectados de mil maneras a lo largo de la historia, para bien, para mal, para mejor … sufrieron la revolución y la París moderna.
Finalizando el siglo XIX los jardines, además de flores, árboles, granjas frutales, esculturas y fuentes, contaban con un teatro de marionetas, un recinto para conciertos musicales, jardines de invierno, espacios de apicultura, de arte, etc, etc, etc…

jardinesdeluxemburgo

Los jardines son un ‘oasis en el desierto’, en el medio de la ciudad podés hacer un viaje en el tiempo y encontrarte pasando un rato en paz, disfrutando de la naturaleza y la belleza de la jardinería y la arquitectura como si te encontraras en la edad media.

Por todo el jardín y sobre todo alrededor de las fuentes, hay silletas y reposeras verdes para tirarte con los auriculares a respirar profundo bajo el solcito en tu hora del almuerzo si trabajás cerca, o para ir a tomar un mate y leer un libro si andás de vacaciones …
O para hacer un mini picnic como hicimos nosotros mientras estábamos recorriendo la ciudad.

Nótense las silletas verdes atrás nuestro 🙂

El lugar ofrece un montón de opciones para los parisinos y sus visitantes, hay muchas zonas de juegos, muestras de arte, hay un restaurante con mesas tanto adentro como bajo los árboles de los jardines como para sentarse a comer algo o tomar una copa de vino mientras se disfruta de las piezas musicales que suenan en el “Quiosco” de los jardines.

Las lenguas dicen que los chicos lo pasan bomba, que juegan con barquitos en la fuente y que disfrutan de las 1001 actividades lúdicas y recreativas.

Si te interesa y hablás francés, podés tomar clases de iniciación a la apicultura en varias colmenas y también hay una escuela gratuita de horticultura. (Esto me vendría perfecto a mi!).

Los jardines tienen canchas de tenis, de basquet y un espacio donde se practica juego de palma y artes marciales… bastante variadito, no se pueden aburrir ahí, no hay excusa que valga.

Otro lugar sumamente interesante de los jardines es el edificio de la Orangerie (basicamente un jardín de invierno), en invierno se pueden encontrar unas 180 especies de árboles en macetas que después adornan los jardines en primavera. Tienen algunos naranjos de entre hasta 300 años de antigüedad, que lindo sería que estos árboles pudieran contar toda la historia que han vivido!

Los Jardines de Luxemburgo y la Torre de Montparnasse.

Los Jardines de Luxemburgo son especiales…
…Son ese ‘oasis en el desierto’, son ese tipo de lugares mágicos que siempre te están llamando, esos lugares a los que uno siempre quiere volver.

Anuncios