M de me maravillan las palabras!

M de montañas, de maravillas y de mañana, m de mamá y de mundo.
M de miedos, de magia y de música… M de meses y de minutos…

M de Meraki

Un día de viaje se me apareció esta palabra nueva en frente y me sedujo de tal manera que tuve que buscar un lugar para sentarme a escribir unas líneas sobre ella, no podía arriesgarme a que se hundiera en el olvido.

Meraki proviene del griego moderno y es una de esas palabras tan únicas que si quisiéramos traducirla perderíamos su espíritu en el proceso, es de esas palabras con identidad que no tienen traducción o sinónimo en ningún otro idioma.

Meraki significa hacer algo con creatividad y amor, poniendo el alma en aquello que estamos haciendo.

Hacemos infinitas cosas durante el día, nos cepillamos los dientes al levantarnos, al acostarnos y después de cada comida y es algo que sucede sin que le dediquemos pensamiento alguno. Nos tomamos un colectivo, manejamos o caminamos al trabajo y es algo que sucede porque es parte de la rutina que tenemos…
Pero hay otras cosas  que hacemos durante el día que tienen que ver con nuestros deseos y con nuestras pasiones…
Pensando en eso es que me enamoré de la palabra Meraki… esta palabra se convirtió en una especie de mantra para mi en el ultimo tiempo y no es que sea un concepto nuevo bajo el sol, pero me motiva de una manera especial, es una palabrita sencilla que engloba tanto que no la puedo pasar por alto.
Es una palabra que se enfrenta a la ley del menor esfuerzo con valentía y eso me inspira.

No voy caer en la tontería de decir “hagamos todo en la vida con meraki” … es que me parece un desperdicio de alma y de energía, no necesitamos cepillarnos los dientes con creatividad y amor (?) ..

Pero hay tantas otras cosas que hacemos que merecen ser hechas con Meraki y a veces por la inercia del día a día esto no sucede.

Hace casi seis meses nos mudamos a una ciudad nueva y sabíamos que surfear las olas del cambio no iba a ser sencillo, pero hicimos este cambio con meraki y con meraki convertimos una casa genérica en nuestro hogar y creamos zonas de confort en lugares que antes parecían completamente no-confortables… como vivir en una ciudad de nuevo.

Todas estas reflexiones aparecieron quizás porque es Diciembre y aunque sea cliché (y no me avergüenzo de ello) es uno de los meses del año que siempre me encuentra de una u otra manera haciendo balances, dibujando planes y haciendo pequeñas listas de propósitos para el año nuevo que en un abrir y cerrar de ojos se nos viene encima…

Hoy a 23 del mes y habiéndome pasado incluso casi todo noviembre nadando en ríos de pensamientos, puedo decir que ni los balances, ni las reflexiones, ni los planes, ni la lista de propósitos están cerca de estar terminados … pero esta mañana decidí sentarme y volver a escribir, volver a publicar, porque es algo que me encanta hacer y que últimamente había quedado relegado al tiempo que pudiera sobrarme el cual es ninguno!

Esta mañana pinté con música de fondo y con Meraki y de pronto me encontré escribiendo.

Brindo con un mate por esos griegos capaces de tomar una idea poderosa y compleja y nombrarla simplemente con una palabra…

Brindo por hacer lo que nos gusta con Meraki!

Meraki1

Anuncios