De diferencias culturales y primeros encuentros …

El 2 de marzo de 2017 sentada en el aeropuerto internacional de Auckland, escribía en mi cuaderno de viaje la siguiente frase:

IMG_2755

Kuala Lumpur no era nuestro destino principal, era una escala, pero no podíamos permitirnos pisar únicamente su aeropuerto, así que organizamos nuestro itinerario para quedarnos algunos días y así poder explorar un poco la ciudad.

Mi conocimiento sobre esta ciudad era bastante escaso, con lo cual no tenía definidas mis expectativas y supongo que a veces eso es bueno.
Podría hablar largo y tendido sobre “esas primeras impresiones” y sobre aquellos “pequeños detalles” que nadie me contó/advirtió sobre el lugar, como por ejemplo que no todos los baños (por elegante que sea el establecimiento) tienen inodoros. Ese, señoras y señores, fue mi primer choque cultural en Kuala Lumpur.

El 3 de Marzo de 2017 nos encontró subiendo por primera vez a un colectivo en Kuala Lumpur, un servicio económico que nos serviría para movernos desde el aeropuerto hasta el centro de la ciudad.
Pusimos el equipaje en el compartimiento indicado y nos sentamos lo más adelante que pudimos. El aire se sentía embotado, había bastante polvo por todas partes y lo único que pensé fue que viniendo de 1000 horas de vuelo, ensuciarme un poco más no era cosa grave.
Los pasajeros no eran solo humanos, cada tanto pasaba alguna cucaracha pequeñita por el marco de la ventanilla, decidí quedarme despierta, no quería que ninguna se atreva a subirse encima mío!

Los dejo con algunos pensamientos que escribí en mi diario de viaje mientras nos trasladábamos desde el aeropuerto al centro de la ciudad por primera vez.

Kuala Lumpur 3 de Marzo de 2017

Son las 7 am, todavía está oscuro y pienso ‘así es como luce esta ciudad de noche’.

La autopista me regala una vista de incontables edificios iluminados y muchos carteles, por momentos la imagen es casi futurista.

Lentamente está comenzando a amanecer y desde mi ventanilla puedo ver el despertar de la ciudad…

El colectivo salió del aeropuerto hace una hora, el tránsito se percibe fluido pero lento y mientras observo este mundo nuevo no puedo dejar de sorprenderme con la cantidad de vehículos que como hormigas desfilan hacia algún lugar.

Desde mi ventanilla veo mujeres manejando, casi todas llevan sus cabelleras cubiertas con un hiyab , mientras tanto yo, con mi música y atuendo completamente occidentales voy observando todo con ojos bien abiertos. De pronto me doy cuenta de que millones de preguntas comenzaron a invadirme, las dejo amontonarse en mi cabeza y decido seguir contemplando el despertar de Kuala Lumpur.

Respiro profundo y saboreo el momento, no me preocupa la marcha lenta que llevamos, no estoy apurada… Las primeras impresiones solo se viven una vez, así que voy a aprovechar este momento, voy a seguir contemplando este afuera tan distinto desde mi lugar tan cercano y tan lejano a la vez… 

20170305-DSCF0121-Pano

Kuala Lumpur una noche de paseo


 

20170306-DSCF0381-Pano

Pavilion – Kuala Lumpur

Anuncios