De souvenirs, libros y despedidas…

“…Pasaron por al lado de la fuente de Aretusa, la fuente casi milagrosa que manaba a pocos pasos del mar, rica en aguas cristalinas, la fuente que había permitido a la ciudad nacer y existir y que los siracusanos veneraban como a una divinidad…

Leer Más...

En la otra orilla

Estábamos recorriendo el barrio histórico cuando nos encontramos en “La Calle de los Suspiros”, plantada ahí desafiando el tiempo, hecha de adoquines, angosta, enmarcada por casitas antiguas de colores cálidos y con el río de La Plata de fondo…

Leer Más...