En la otra orilla

Una vez en 2011 pensamos que era una buena idea conocer un poquito de Uruguay, así que cruzamos el charco hasta la otra orilla y no solo nos encantó, sino que además descubrimos un montón de rincones mágicos, de esos que se quedan en la memoria.

Estábamos recorriendo el barrio histórico cuando nos encontramos en “La Calle de los Suspiros”, plantada ahí desafiando el tiempo, hecha de adoquines, angosta, enmarcada por casitas antiguas de colores cálidos y con el río de La Plata de fondo…

Colonia del Sacramento fue fundada en 1680, el barrio histórico es Patrimonio de la Humanidad desde 1995 y una de sus calles más emblemáticas es precisamente esta … “La calle de los Suspiros”.
Parada ahí contemplando el panorama, vi el nombre de la calle y se me dibujó una sonrisa… “Le queda como anillo al dedo”, pensé mientras miraba todo con los ojos abiertos y tocaba la textura de las paredes. Entonces me pregunté de dónde venía este nombre…

IMG_2922 va

Durante tres días estuvimos recorriendo todos los pequeños museos del barrio histórico y escuchando a varios guías, a uno de ellos le hice la pregunta, muy sinceramente me dijo:  – Fue una ordenanza municipal, pero igual no se sabe bien el origen del nombre, eso sí, las historias que escuchás en grupos turísticos no son ciertas, están armadas para el de afuera.

Más tarde en internet encontré los floridos relatos que había escuchado en la calle… todos me dejaron sabor a cuento pintoresco, pero nada más que eso.
Por ejemplo, uno dice que el nombre se debe a los suspiros de los esclavos condenados a muerte, ya que supuestamente eran llevados por esta calle hasta orillas del río para ser ahogados cuando subiera la marea ….
Según los registros históricos de la ciudad esto nunca pudo haber sido. Por qué? .. Simplemente porque Colonia se fundó en época de esclavitud. La población negra de la zona que no era para nada menor, estaba constituida por esclavos capturados en costas africanas y por sus descendientes, eran muchísimas las personas que vivían privadas de lo más preciado que alguien puede tener, la libertad.
Los registros cuentan que por Colonia del Sacramento han pasado más de cuarenta mil esclavos y que el comercio de esta gente era parte importante de la economía del lugar. Esto refuta la historia de “esclavos condenados a muerte”, porque los castigaban terriblemente pero no los mataban porque eran más útiles vivos, en última instancia, si los propietarios necesitaban dinero o los esclavos eran “indomables”, los vendían a otros lugares del país o países vecinos, sencillamente era una pérdida de plata matarlos.
En los museos se pueden encontrar recortes de compra/venta de esclavos de gacetillas de la época que decían cosas como estas: “Se venden esclavos sanos, libres de escritura y todo vicio.” “Doña XXXXX vende familia de esclavos, marido, mujer e hijita de aproximadamente un año. Hombre fuerte, mujer costurera, lavandera, cocinera y planchadora” … y así se los negociaba en aquellos años.

Otro relato cuenta que una noche de luna llena una joven estaba esperando a su amado cuando repentinamente un enmascarado la asesinó clavándole una daga en el medio del pecho, dicen entonces que solo se escuchó un largo y doloroso suspiro de adios (?) …

Otros dicen que las prostitutas de la zona siempre estaban allí, esperando a los marineros que al desembarcar tomaban esta calle para ir al pueblo y que al pasar, con sus piropos las hacían suspirar (????) … Bueno, el detalle florido de los suspiros no se como tomarlo, lo que sí se sabe desde los registros históricos de la ciudad es que la prostitución marcó la vida de “La calle de los Suspiros” y de muchas otras en todos los tiempos, desde 1700 y hasta principios del siglo XX.
Habían muchos prostíbulos, hubo épocas en que los registros dan cuenta de que había hasta un prostíbulo al lado de otro en las callejuelas que subían del río. Se sabe que no muy atrás en el tiempo la prostitución estaba regulada, por ejemplo era regla obligatoria para las mujeres que la ejercían asistir todos los lunes a controles médicos en el hospital.

IMG_3084 va

Otra teoría muy poética sobre el nombre de la calle, dice que hay noches en que el viento al soplar en la orilla del río resuena en la callejuela como suspiros…  En fin…

Cuál es la verdadera historia? … Resulta que el guía tenía razón (por algo estaba ahí en el museo, no?), no hay UNA historia sobre esta calle, hay muchas recopiladas a lo largo del tiempo, algunas son parte del folklore del lugar, de testimonios del pueblo a lo largo de los años y otras provienen de los registros de la ciudad, el tema es que la información disponible no colabora demasiado con la atmósfera colonial y romántica que se respira en las calles.

IMG_3073 va

Resulta que alrededor de la década del 70’ la municipalidad comenzó a renombrar las calles del barrio histórico, la idea era darle un aire más colonial al lugar, con lo cual crearon una nomenclatura “más acorde” a la estampa pintoresca de Colonia del Sacramento. En este barrido de nombres, la calle que en algún momento fue Manuel Antonio Ledesma, en otro tiempo Ancina y quien sabe por cuántos otras denominaciones pasó, comenzó a llamarse “ La calle de los Suspiros”.

Y básicamente según la información de los museos y los registros de la ciudad, esa es la mágica, corta y verdadera historia de por qué esta hermosa callecita tiene un nombre tan romántico… simplemente la idea fue encontrar el “anillo al dedo” a la postal más emblemática del lugar.

Lo importante es recordar que por cada una de las callejuelas de Colonia del Sacramento la historia dejó su rastro y sus secretos, los que gritan a voces y los ocultos que nunca llegaremos a conocer…Y es que quizás, entre el misterio y la imaginación yace el encanto de este maravilloso lugar.

IMG_1736 va

Anuncios